EL ESPÍRITU SANTO Y LA LEY
Lunes, 13 de Noviembre de 2017
 Lamentaciones 1-2 | Hebreos 10:1-18
"Este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.” — Jeremías 31:33

A diferencia del Antiguo Pacto, el cual fue dado externamente en tablas de piedra, el Nuevo Pacto funciona internamente por el Espíritu de Dios. El contenido de la Ley permanece exactamente igual, pero al recibir a Cristo como nuestro Señor y Salvador, nacemos de nuevo por obra del Espíritu Santo, quien escribe la Ley de Dios en nuestro corazón y en nuestra mente.

Dios promete: “... Infundiré mi Espíritu en ustedes, y haré que sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes” (Ezequiel 36:27). Nuestra obediencia a las leyes de Dios ya no está basada más en imposiciones externas o en nuestro desempeño, lo cual nos condena al fracaso. Bajo el Nuevo Pacto, nuestra respuesta a la Ley proviene de nuestro interior y es una consecuencia de la presencia y la obra del Espíritu Santo en nuestra vida. Es el Espíritu de Dios quien nos infunde apetito por la justicia y es el Espíritu de Dios por el cual estamos siendo transformados a la semejanza de Cristo.
Mes Anterior Mes Siguiente
NOVIEMBRE 2017
DomLunMarMieJueVieSab
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Anterior Hoy Siguiente


Para ilustrar lo anterior, hay una historia real de un hombre en Inglaterra quien se convirtió a Cristo mientras purgaba una pena en prisión. Este hombre estaba cumpliendo una sentencia por robo, y después de su liberación, eligió visitar una iglesia al azar, entró y se sentó en una de las bancas y miró al frente. En la pared del altar de la iglesia estaban escritos los Diez Mandamientos, cinco a cada lado. Era lo último que este hombre desearía haber visto, ya que los mandamientos simplemente le recordaban su fracaso y lo dejaban con una fuerte sensación de condenación. Sin embargo, comenzó a leerlos uno a uno, y para su sorpresa, ahora, los mandamientos habían tomado una perspectiva completamente diferente.

Anteriormente, para este hombre, los mandamientos sonaban como estrictas demandas y mandatos: "¡No robarás!" Sin embargo, en esa mañana, los mandamientos habían adquirido un nuevo significado. El mandamiento de “No robarás”, ahora sonaba como “No robarás porque no fuiste creado para robar”, aparecía como una promesa. ¿Por qué? Porque Dios prometió: "Pondré mi Espíritu en ti y te moveré a seguir mis decretos.” Este hombre descubrió que los estrictos mandatos, ahora se habían convertido en maravillosas promesas liberadoras impartidas por el Espíritu Santo.

El Evangelio no consiste principalmente en liberar a las personas de ir al infierno y llevarlas al cielo; el verdadero Evangelio consiste en traer al Dios del cielo a vivir dentro de las personas.
La Ley dice que no debemos matar, no debemos robar, no debemos mentir, no debemos cometer adulterio, no debemos codiciar, y nosotros no lo hacemos; no porque ahora seamos más disciplinados que antes, sino porque el Espíritu de Dios ahora vive en nosotros, y los justos requerimientos de la Ley son cumplidos plenamente en aquellos que no vivimos según la carne, que es vivir por nuestra propia habilidad y capacidad, sino aquellos que vivimos conforme al Espíritu. Lo que anteriormente solían ser estrictos mandatos, ahora se convierten en promesas bajo el Nuevo Pacto, y la respuesta a una promesa no es tratar de implementarla, sino es decir: "Gracias, Dios. Ésta es tu obra en mí por medio de tu Espíritu Santo”.

ORACIÓN: Amado Dios, gracias por el regalo de tu Espíritu quien ahora mora en mí, de manera que yo pueda ser transformado cada día conforme a Tu semejanza, y gracias porque Tu presencia en mí es el medio por el cual Tus leyes son cumplidas en mi vida. Gracias Señor.
PARA REFLEXIONAR: ¿Cuál es la relación entre el Espíritu Santo y la Ley? ¿Por qué razón lo que bajo el Antiguo Pacto eran mandamientos, ahora son promesas bajo el Nuevo Pacto?
Mes Anterior Mes Siguiente
NOVIEMBRE 2017
DomLunMarMieJueVieSab
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Anterior Hoy Siguiente