EL LUGAR MÁS SEGURO
Martes, 07 de Noviembre de 2017
 Jeremías 40-42 | Hebreos 4
“Los envío como ovejas en medio de lobos….Tengan cuidado con la gente; los entregarán a los tribunales y los azotarán en las sinagogas.” — Mateo 10:16-17

Hay un refrán popular que repetidamente se ve impreso en camisetas y calcomanías que dice: “El lugar más seguro en la tierra es estar en el centro de la voluntad de Dios”. Este es un buen refrán. Nos sentimos bien al pensar que estaremos seguros cuando hacemos lo que Dios quiere. El problema es que, en un sentido físico, tanto las Escrituras como la historia de la iglesia cristiana han demostrado todo lo contrario.

Después del arresto y crucifixión de Jesús, los discípulos se sobrecogieron de temor. Temían por sus vidas porque pensaban que los líderes judíos los convertirían en los siguientes objetivos para ser ejecutados, razón por la cual huyeron y se escondieron. Pero incluso después de haber visto a Jesús resucitado, el último lugar a donde los discípulos deseaban ir era Jerusalén, ya que había personas en toda la ciudad que querían matarlos. Lo que hace todo esto aún más impactante es que uno de los últimos mandatos de Jesús a Sus discípulos antes de ascender al cielo fue: “No se alejen de Jerusalén, sino esperen…” (Hechos 1:4). La Ley requería que ellos estuvieran en Jerusalén para la Fiesta de Pentecostés o Fiesta de la Cosecha, pero es fácil concluir que ellos esperaban pasar el menor tiempo posible en la ciudad. ¿Por qué Jesús les dice que permanezcan en un lugar tan inseguro?
Mes Anterior Mes Siguiente
NOVIEMBRE 2017
DomLunMarMieJueVieSab
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Anterior Hoy Siguiente


Tal vez la calcomanía mejor debería decir: “El lugar más seguro para la eternidad es el centro de la voluntad de Dios”. Nuestra alma está en el lugar más seguro posible cuando nuestra voluntad y agenda están rendidas a Cristo, pero hacerlo puede requerir que vayamos a los lugares más peligrosos en la tierra. Nuestra fe en Cristo nos ayudará a protegernos de los ataques del diablo, pero no garantizará una vida libre de dolor, dificultades o muerte física. Esta es la razón por la cual no encontramos evidencia en la Escritura de Jesús prometiendo a Sus discípulos que todo estaría bien. De hecho, Él les advirtió: “Los envío como ovejas en medio de lobos...” (Mateo 10:16).

Esto era cierto entonces y sigue siendo cierto hoy. La razón por la cual Dios tan confiadamente nos envía a lugares donde puede ser muy inseguro, es porque Jesús, nuestro Buen Pastor, va con nosotros y Él es el medio para cumplir el propósito de Dios. Cuando somos obedientes a la voluntad de Dios, incluso en contra de nuestra propia seguridad, no debemos temer mal alguno, porque nuestra verdadera seguridad está en Cristo. Nuestro Buen Pastor siempre está con nosotros, y podemos estar seguros que en nuestra dependencia de Él, Él será para nosotros todo lo que necesitamos en el momento que lo necesitamos. El lugar más seguro para la eternidad es el centro de la voluntad de Dios para nosotros, que no solamente cumple el propósito de Dios en la tierra, sino que cosecha su recompensa eterna en el cielo.

ORACIÓN: Amado Dios, concédeme el valor y la fortaleza para ir a donde Tú quieras enviarme. Gracias por nunca dejarme y por darme Tu paz y Tu reposo, incluso en los lugares más peligrosos. Gracias Señor.
PARA REFLEXIONAR: ¿Cuál es el lugar más seguro para nosotros?
Mes Anterior Mes Siguiente
NOVIEMBRE 2017
DomLunMarMieJueVieSab
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Anterior Hoy Siguiente