DIOS, “EL PERFECCIONADOR”
Miércoles, 13 de Septiembre de 2017
 Proverbios 16-18 | 2 Corintios 6
"El rey accedió a mi petición, porque Dios estaba actuando a mi favor.” — Nehemías 2:8

Cuando Dios pone una carga en nuestro corazón y nos da una visión de ayudar de alguna manera, no nos deja a la deriva para que descifremos cómo hacerlo. Él mismo nos confirma la dirección que debemos seguir.

Dios había ordenado y diseñado el camino de Nehemías de manera que dejara el servicio al rey en Susa, al punto que el rey no tuvo en cuenta el hecho que Nehemías no hubiera ocultado su tristeza delante de él. Normalmente, eso habría sido suficiente para destituirlo de su cargo, incluso podría haber perdido su vida. En cambio, Dios movió el corazón del rey para que le preguntara a Nehemías, “¿Por qué estás triste? No me parece que estés enfermo, así que debe haber algo que te está causando dolor…” (Nehemías 2:2). Nehemías respondió manifestando la situación que había en su país y en su gente. El rey no sólo le otorgó permiso a Nehemías para salir hacia Jerusalén y le dio los materiales necesarios para reconstruir la muralla de la ciudad, sino que le proveyó una salida segura.
Mes Anterior Mes Siguiente
SEPTIEMBRE 2017
DomLunMarMieJueVieSab
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Anterior Hoy Siguiente


Cuando Nehemías llegó a Jerusalén, visitó diferentes lugares de la ciudad para asegurarse que todo lo que había escuchado era verdad. Equipado con pleno conocimiento del estado de la muralla, de las puertas de la ciudad y de lo que se requería hacer, Nehemías reunió a los sacerdotes, a los nobles y a los funcionarios de Jerusalén para exponerles su visión. “¡Reconstruyamos la muralla de Jerusalén para que ya nadie se burle de nosotros! Entonces les conté cómo la bondadosa mano de Dios había estado conmigo y les relaté lo que el rey me había dicho. Al oír esto, exclamaron: ¡Manos a la obra! Y unieron la acción a la palabra” (Nehemías 2:18). Dios confirma la dirección.

Nehemías no sólo explicó su visión, sino que la respaldó con su propio testimonio de lo que Dios le había mostrado y de la manera como el rey había cooperado. Lo anterior causó gran impacto en las personas, y la preocupación de Nehemías, también se convirtió en la preocupación de todos. Cuando Dios está obrando en nuestro corazón, también está obrando en los corazones de las demás personas, con el mismo propósito. El singular Nehemías se convirtió en plural, y de aquí en adelante la narrativa se refiere a “nos”, “nosotros”, “ellos”.

Dios siempre está dispuesto a hablarnos y a confirmarnos Su dirección, pero si en realidad buscamos trabajar juntamente con Él, debemos oír Su voz, lo cual hace imprescindible que pasemos momentos de tranquilidad y silencio a solas con Él. Sin embargo, la gran tentación es buscar apresurar las cosas y ejecutarlas en nuestro propio tiempo. Dios nunca tiene prisa. Cuando esperamos en Cristo, Él mismo pondrá las personas adecuadas, en el lugar adecuado y el momento adecuado para el cumplimiento de Su propósito. Es Su plan es, a Su tiempo y para todo lo que Dios nos ha llamado, Él mismo es el Autor y Perfeccionador.

ORACIÓN: Amado Señor, concédeme un corazón sabio que discierna y escuche Tu voz y que siga Tu dirección de manera que yo pueda ser un siervo fiel y fructífero. Gracias, Señor.
PARA REFLEXIONAR: ¿Qué significa que Dios sea el Perfeccionador? ¿Cómo podemos saber cuál es la dirección que Dios quiere que tomemos?
Mes Anterior Mes Siguiente
SEPTIEMBRE 2017
DomLunMarMieJueVieSab
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Anterior Hoy Siguiente