EL LIBRO DE ROMANOS
Jueves, 14 de Junio de 2018
 Esdras 9-10 | Hechos 1
Si vivimos, para el Señor vivimos; y, si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos o que muramos, del Señor somos. Para esto mismo murió Cristo y volvió a vivir, para ser Señor tanto de los que han muerto como de los que aún viven. — Romanos 14:8-9

Pablo escribió el libro de Romanos al final de su tercer viaje misionero. Durante varios años había predicado el Evangelio y establecido iglesias en toda Grecia y Asia Menor, pero ahora Pablo sentía que el Espíritu le decía que esta parte de su ministerio estaba llegando a su final. Pablo sintió la necesidad de ir a España donde aún no se había predicado el Evangelio. En su camino a España, Pablo planeó visitar primero la iglesia en Roma, donde todavía no había estado, y decidió enviar su carta por adelantado para que entendieran claramente el mensaje del Evangelio que les iba a predicar.

La carta de Pablo a los Romanos es diferente a las demás cartas que escribió en el Nuevo Testamento. Por lo general, Pablo escribía a personas que conocía en iglesias que él mismo había establecido para responder preguntas, dar instrucciones, resolver problemas, corregir errores teológicos o amonestar a las personas que causaban división. Circulaban rumores poco gratos acerca de Pablo y su mensaje, pero su principal intención al escribirle a los romanos fue aclarar el mensaje del Evangelio. El resultado de esto fue la explicación más completa y sistemática que hay en las Escrituras acerca de lo que es el Evangelio de Jesucristo.
Mes Anterior Mes Siguiente
JUNIO 2018
DomLunMarMieJueVieSab
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Anterior Hoy Siguiente


Dado el tema de esta carta, puede causar gran sorpresa para algunos de nosotros, saber que Pablo nunca menciona el cielo en su carta a los Romanos, excepto para decir: “…la ira de Dios se revela desde el cielo…" (Romanos 1:18). Muchas personas piensan que el Evangelio es básicamente una misión de rescate que nos saca del infierno y nos lleva al cielo, pero en realidad, el Evangelio consiste en llevar al Dios del cielo a las personas. El cielo es una maravillosa consecuencia del Evangelio pero no es el propósito de su mensaje.

El Evangelio es principalmente acerca de seres humanos siendo reconciliados con Dios y habitados por el Espíritu del Señor Jesucristo. El Espíritu obra en nosotros para producir el carácter de Jesús y trabaja a través de nosotros para hacer la obra de Jesús. El Evangelio es acerca de llevar a Dios a las personas para que hombres y niños de todo el mundo lo conozcan de manera experiencial. Se trata de una relación comprometida en la que Cristo vive en nosotros, nos dirige y fortalece nuestras vidas.

Así como Pablo sintió la necesidad de aclarar el Evangelio para los Romanos, es bueno que recordemos por qué Cristo vivió, murió y resucitó—para ser el Señor de nuestra vida. El mensaje del Evangelio es acerca del aquí y el ahora, viviendo en una relación de amor y dependencia de Cristo en cada aspecto de nuestra vida. No debemos presentar el Evangelio tratándolo como una única salida, sino como el único camino y la puerta de entrada a la vida para todos aquellos que oyen y creen.

ORACIÓN: Dios Padre misericordioso, muchas personas todavía no saben por qué enviaste a tu Hijo a la tierra. Oro por ellos y te pido Tu ayuda para someterme por completo a Cristo de manera que Él se convierta verdaderamente en el Señor de mi vida. Gracias Dios.
PARA REFLEXIONAR: ¿Cuál fue el propósito de Pablo al escribir el libro de Romanos? ¿Cuál es la principal enseñanza que he recibido del libro de Romanos? ¿Cuál es el propósito del Evangelio?
Mes Anterior Mes Siguiente
JUNIO 2018
DomLunMarMieJueVieSab
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Anterior Hoy Siguiente