EL PEREZOSO DERROCHADOR
Viernes, 16 de Marzo de 2018
 Deuteronomio 28-29 | Marcos 14:54-72
Perezoso, ¿cuánto tiempo más seguirás acostado? ¿Cuándo despertarás de tu sueño? Un corto sueño, una breve siesta, un pequeño descanso, cruzado de brazos… ¡y te asaltará la pobreza como un bandido, y la escasez como un hombre armado! — Proverbios 6:9-11

Los padres de la iglesia primitiva concluyeron que la mayoría de los pecados se derivan de siete actitudes principales, a las que llamaron “los siete pecados capitales”. El último de estos es la pereza, y el libro de Proverbios hace referencia al “perezoso”. La palabra suena exactamente como lo que es: una persona “inerte, inactiva, ociosa, lenta”.

Los versos de encabezamiento describen a un perezoso como alguien que no hace nada, ni toma la iniciativa de hacer algo. El perezoso sabe que hay cosas que debe hacer, pero consistentemente las pospone. El perezoso prefiere descansar y dejar que las cosas sucedan, olvidando que el descanso proviene de un trasfondo de trabajo. Así como Dios descansó después de su obra de creación, el cuarto mandamiento dice: “Trabaja seis días, y haz en ellos todo lo que tengas que hacer, pero el día séptimo será un día de reposo para honrar al SEÑOR tu Dios” (Éxodo 20:9-10). El sábado es el día de reposo para ser disfrutado después de duros días de trabajo, pero al perezoso le gustaría que el mandamiento dijera: “Permanece descansando y cuando realmente tengas hambre, entonces haz algo para conseguir comida”.
Mes Anterior Mes Siguiente
MARZO 2018
DomLunMarMieJueVieSab
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Anterior Hoy Siguiente


El perezoso está más preocupado por la comodidad presente que por la responsabilidad futura. El perezoso sabe que hay expectativas y requisitos que debería cumplir para su futuro, pero siempre está postergándolos porque quiere descansar todo el tiempo. Salomón escribe: El perezoso no labra la tierra en otoño; en tiempo de cosecha buscará y no hallará (Proverbios 20:4). El mañana nunca llega para el perezoso. Su futuro será vacío e infructuoso porque, al igual que un granjero holgazán que obtiene una cosecha estéril, el perezoso tampoco dedica tiempo para prepararse para su futuro.

Incluso, cuando el perezoso se siente motivado a comenzar a hacer algo, le resulta difícil terminarlo. Puede ser un soñador con planes increíbles y las mejores intenciones, pero nunca hace nada. El perezoso pierde el impulso rápidamente y luego se aleja, como alguien que lee el primer capítulo de un libro pero nunca lo termina. Salomón es aún más severo, diciendo: El perezoso mete la mano en el plato, pero es incapaz de llevarse el bocado a la boca (Proverbios 19:24).

Sin una motivación inmediata, a algunos de nosotros nos resulta difícil comenzar un proyecto o llevarlo hasta su final. Ciertamente es más simple vivir en el aquí y ahora, preocupados sólo por nuestra necesidad presente, pero esta es una forma tonta de vivir. Dios promete satisfacer nuestras necesidades, pero eso incluye no dilapidar irresponsablemente las oportunidades de trabajo que Él mismo nos brinda. La compensación por nuestro trabajo a menudo es el principal medio a través del cual Dios nos provee, lo cual enfatiza lo sabio e importante que es desarrollar la autodisciplina para comenzar y completar el trabajo que Dios nos da.

ORACIÓN: Dios misericordioso, quita de mí la actitud de pereza que se enfoca únicamente en el aquí y ahora. Ayúdame a seguir adelante con las oportunidades laborales que pones delante a mí. Gracias Señor.
PARA REFLEXIONAR: ¿Estoy siendo perezoso? ¿Cuál es la diferencia entre nuestro reposo en Dios y la pereza?
Mes Anterior Mes Siguiente
MARZO 2018
DomLunMarMieJueVieSab
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Anterior Hoy Siguiente