LA VOZ DEL BUEN PASTOR
Martes, 13 de Febrero de 2018
 Levítico 14 | Mateo 26:51-75
Cuando ya ha sacado a todas las que son suyas, va delante de ellas, y las ovejas lo siguen porque reconocen su voz. — Juan 10:4

Cuando mi esposa Hillary se encontraba una vez en un día de retiro en el desierto de Judea, tuvo la oportunidad de observar a un pastor mientras cuidaba sus ovejas. Ella se sorprendió al ver que el pastor no se detuvo para recuperar una oveja que se había alejado del rebaño. Esto parecía contrario a la metáfora bíblica en la que Jesús es nuestro Buen Pastor. Las ovejas pueden ser muy voluntariosas y tienden a deambular inadvertidamente, serpenteando por todo el lugar. Se atascan fácilmente en las hendiduras de las rocas, como lo hizo esta oveja de nuestra historia, o tratan de empujar y atravesar las cercas, o también muchas veces quedan atrapadas entre los espinos y cardos. Esta oveja en particular fue traída de nuevo a su redil.

Cuando el pastor encuentra la oveja perdida, que generalmente es la que con más frecuencia se aleja, la toma y la pone sobre sus hombros, y la lleva consigo durante días e incluso semanas. De esta manera, la oveja se familiarizará con la voz y el olor del pastor. Se forma un fuerte vínculo para la oveja en el cual se siente protegida, cálida y segura. Cuando llega el momento, el pastor la pondrá nuevamente en el rebaño, y entonces ya no deambulará de nuevo, sino que permanecerá cerca de la voz de su pastor.
Mes Anterior Mes Siguiente
FEBRERO 2018
DomLunMarMieJueVieSab
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728   
Anterior Hoy Siguiente


¿Con que frecuencia somos como ovejas voluntariosas que deambulan? Isaías 53:6 dice: “Todos andábamos perdidos, como ovejas; cada uno seguía su propio camino, pero el SEÑOR hizo recaer sobre él la iniquidad de todos nosotros.” Algunas veces quedamos atrapados en los cardos y somos atravesados por las espinas, antes de quedar estancados en la hendidura de una roca. Durante los tiempos difíciles, existen diferentes voces que nos hablan, pero si no conocemos la voz de nuestro Buen Pastor, Jesús, nuestra tendencia será a escuchar la voz del miedo y la duda. En medio de toda la confusión de nuestra mente, tirándonos de un lado para otro, ¿Cuál voz es la que debemos escuchar?

Cuando Jesús dice: “conozco a mis ovejas, y ellas me conocen a mí”, entonces nos surgen algunas preguntas como: ¿cómo podemos conocer a Jesús? ¿Cómo podemos reconocer Su voz? Llegamos a conocer a Jesús de la misma manera como conocemos a las personas en nuestro entorno natural — a través de una relación personal y de familiaridad. Al nutrir una relación con Jesús, meditando en su Palabra y en íntima comunión con Él, lo conoceremos y nos familiarizaremos con Su voz.

Aunque puede llegar a ocurrir que nos salgamos de la voluntad de Dios, Él nunca nos perderá de vista. Jesús nos perseguirá y nos alcanzará.
En Isaías 40:11 Dios dice acerca de Jesús: “Como un pastor que cuida su rebaño, recoge los corderos en sus brazos; los lleva junto a su pecho…” Al conocer el corazón de Jesús conoceremos Su voz. Jesús es nuestro Buen Pastor que no nos culpa, condena o juzga, sino que nos rescata de la hendidura de la roca y nos trae de vuelta a Su redil.

ORACIÓN: Señor Jesús, perdóname por los momentos en que me he alejado de Ti. Dame oídos para oír y un corazón obediente para que mi vida se mantenga en el camino de Tu voluntad. Gracias Dios.
PARA REFLEXIONAR: ¿Quién es nuestro Buen Pastor? ¿Cómo podemos aprender a escuchar la voz de nuestro Buen Pastor?
Mes Anterior Mes Siguiente
FEBRERO 2018
DomLunMarMieJueVieSab
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728   
Anterior Hoy Siguiente