SIENDO MENTORES DE OTROS
Martes, 19 de Septiembre de 2017
 Eclesiastés 1-3 | 2 Corintios 11:16-33
“Después de todo, ¿qué es Apolos? ¿Y qué es Pablo? Nada más que servidores por medio de los cuales ustedes llegaron a creer, según lo que el Señor le asignó a cada uno…. Así que no cuenta ni el que siembra ni el que riega, sino solo Dios, quien es el que hace crecer.” — 1 Corintios 3:5 y 7

Nuestro objetivo, en la vida espiritual de los demás, es llevarlos a una dependencia de Dios. Impulsar a las personas a que dependan de nosotros puede asegurar que obtengamos su cooperación y nuestros planes sean implementados con poco alboroto, pero habremos creado una secta. Puede estar fundamentada en una sólida teología ortodoxa, pero nunca llevará a las personas más allá de la infancia espiritual, a una sana y saludable madurez en Cristo.

En el verso de encabezamiento, Pablo dice que somos siervos, pero es Dios quien cumple Su propósito a través de nosotros. Podemos jugar un papel importante para que las personas vengan a Cristo, pero cuanto más rápido las separemos de la dependencia de nosotros y las llevemos a la dependencia de Dios, más rápido llegarán a la madurez y utilidad espiritual.
Mes Anterior Mes Siguiente
SEPTIEMBRE 2017
DomLunMarMieJueVieSab
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Anterior Hoy Siguiente


No debemos temer al hecho de permitir que las personas descubran sus propias debilidades. Fracasar es absolutamente necesario para poder crecer, pero eso es algo que no se puede enseñar, hay que vivirlo. Aunque las personas entiendan las verdades de la Escritura, serán simplemente hechos proposicionales hasta que las aprendan y las apropien a través de sus propias experiencias. Cuando las personas descubren sus propias debilidades inherentes, una y otra vez, Dios se muestra en Sus vidas y revela Su fortaleza. Esto ha sido verdad no sólo en la Escritura, sino a lo largo de la historia de la iglesia cristiana, y es el fundamento de cualquier gran obra y movimiento de Dios.

Hace algunos años, el Dr. V. R. Edman, entonces presidente de Wheaton College en Illinois, escribió un libro titulado “Ellos Encontraron el Secreto”. El libro revisa la vida de veinte personas que han hecho gran impacto en la obra Dios. En su introducción, Edman hace una interesante observación: “Los detalles de sus experiencias suelen ser muy diferentes; sin embargo, al escuchar sus historias y ver sus vidas, ya sea a través de la lectura o en nuestro contacto personal con ellos, comenzamos a ver un patrón que revela su secreto. La observación reveló lo siguiente: todos pasaron de momentos de profundo desaliento y derrota a recibir victoria. De gran debilidad y cansancio a recibir fortaleza. De poca o ninguna efectividad y aparente inutilidad, pasaron a alta eficiencia y gran entusiasmo.

“El patrón de todos ellos parece ser: egocentrismo, esfuerzo propio, creciente insatisfacción interior y desánimo exterior, gran tentación de abandonarlo todo porque no encuentran salida; para finalmente encontrar al Espíritu de Dios como su fortaleza, su guía, su confianza y compañía, en una palabra, encontraron al Espíritu de Dios como su propia vida”. Cuando somos mentores o consejeros de otras personas, nuestro objetivo siempre debe ser conducirlas a una completa dependencia de Cristo, no sólo por su propio bien, sino para que ellas también se conviertan en mentores de otras personas.

ORACIÓN: Amado Señor, oro para que todos descubran que la completa dependencia de Ti es lo que nos lleva a una experiencia más profunda de Ti, y a experimentar Tu poder para que Tu Espíritu de fruto en nosotros y a través de nosotros.
PARA REFLEXIONAR: ¿Por qué es tan importante llevar a las personas a una genuina dependencia de Cristo? ¿Por qué debemos evitar que las personas a quienes aconsejamos dependan de nosotros o de pastores?
Mes Anterior Mes Siguiente
SEPTIEMBRE 2017
DomLunMarMieJueVieSab
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Anterior Hoy Siguiente