“QUE TE CONOZCAN”
Lunes, 18 de Diciembre de 2017
 Abdías | Apocalipsis 9
“¿Puedes adentrarte en los misterios de Dios o alcanzar la perfección del Todopoderoso? — Job 11:7

Mucha gente se pregunta si realmente podemos llegar a conocer a Dios. Él es infinitamente más grande que su creación, y por consiguiente, cualquier intento por entenderlo terminará necesariamente por ser insuficiente. Intentar conocer a Dios es como tratar de comprender la inmensidad del océano. Podemos pararnos en la orilla y hacer observaciones, o podemos estudiar un vaso de agua sacado del mar, pero conocer la totalidad del océano es una tarea tan imposible como conocer a Dios en su totalidad.

Pero la voluntad de Dios para nosotros es que lleguemos a conocerlo. Justo antes de que Jesús fuera a la cruz, Él oró por nosotros, diciendo: “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado” (Juan 17:3). Esto supone que podemos conocer a Dios en parte, y conocerlo es esencial para nuestra unión con Él.
Mes Anterior Mes Siguiente
DICIEMBRE 2017
DomLunMarMieJueVieSab
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      
Anterior Hoy Siguiente


Cuando se trata del Espíritu Santo, Dios a menudo es descrito a través de comparación o la analogía. La Escritura revela que hay un sólo Dios, pero también revela que hay Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Muchos han intentado explicar la Trinidad comparándola con un trébol de tres hojas. Las tres hojas son distintas, pero forman una sola planta, sin embargo, esta comparación es totalmente inadecuada ya que cada persona de la Trinidad tiene roles específicos que cumplir. Es el Hijo quien nos conduce al Padre, pero es el Espíritu el que nos capacita y nos da el poder para conocer al Hijo. Pablo dice, "...nadie puede decir: «Jesús es el Señor» sino por el Espíritu Santo" (1 Corintios 12:3). Si bien las analogías pueden ayudarnos a comprender las complejidades de Dios, nunca nos darán un concepto completamente preciso de quién es Él.

Hay cosas que sabemos acerca de Dios por revelación natural, las cuales nos sugieren que hay un diseño inteligente, el cual debe haber tenido un Creador. También tenemos una conciencia innata que nos permite distinguir lo correcto de lo incorrecto, lo bueno de lo malo, y esto tampoco es mera casualidad, sino que fue planeado de esta manera. Sin embargo, la revelación natural o nuestra conciencia no nos dicen quién es Dios, ni Su plan para este mundo. Por esto, Dios nos ha dado una revelación especial a través de su Palabra, la cual es especial y no puede ser conocida por medio de la observación o la conciencia.

Nunca alcanzaremos los límites del Todopoderoso, pero Dios ha revelado lo suficiente de Sí mismo para que podamos comenzar a conocerlo. A medida que leemos y meditamos en las Escrituras, aprendemos quién es Él, cómo opera y qué espera de nosotros. Este es el conocimiento que se deriva de nuestra unión íntima con Dios y Jesucristo, y en esa unión llegamos a conocer a Dios de la manera que Él quiere: a través de la experiencia real y personal.

ORACIÓN: Dios Todopoderoso, gracias por darte a conocer a nosotros. Revélame más de Ti mientras estudio tu Palabra y ayúdame a experimentarte de una manera real y personal. Gracias Dios.
PARA REFLEXIONAR: ¿Por qué es tan esencial nuestra unión íntima con Dios? ¿Cómo podemos llegar a conocer a Dios? ¿De qué manera Dios quiere que le conozcamos?
Mes Anterior Mes Siguiente
DICIEMBRE 2017
DomLunMarMieJueVieSab
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      
Anterior Hoy Siguiente